Mercedes X 250d

  • Published in

El Mercedes-Benz Clase X es un todoterreno con el que el fabricante germano afronta una categoría novedosa hasta la fecha para la marca, la de los pick-up. Mide 5,34 m de largo, 1,92 de ancho y 1,82 de alto. Tiene una capacidad de carga útil que alcanza los 1.042 kg y de la posibilidad de remolcar entre 1,6 y 3,5 toneladas de peso, dependiendo de la motorización escogida. Por su parte, la altura libre con respecto al suelo oscila entre los 20,2 y 22,1 cm. La parrilla frontal es imponente y adquiere un gran protagonismo a primera vista. Los pilotos traseros son finos y están ubicados en disposición vertical.

Interiormente incorpora un salpicadero de nuevo diseño que se encarga de marcar cierta distancia con los demás productos de la competencia debido a su calidad de fabricación. Más allá de las particularidades de cada nivel de equipamiento, la Clase X presenta terminaciones cuidadas. En el salpicadero destaca la pantalla multimedia. Un comando táctil entre los asientos delanteros permite controlar todas las funciones del vehículo, incluyendo la posibilidad de escribir letras o números con los dedos.

La oferta de mecánicas del Mercedes-Benz Clase X está conformada por propulsores diésel y gasolina de cuatro cilindros, versiones 220d (163 CV) y 250d (193 CV), y con la 200 (166 CV). Las dos primeras, disponibles opcionalmente con tracción total y cambio automático, incluyen un propulsor turbodiésel de 2.3 litros con un par motor máximo de 403 y 450 Nm, respectivamente. A su vez, la variante 200 solo contempla motricidad trasera y transmisión manual y cuenta con un par motor máximo de 238 Nm. Nosotros hemos probado la versión 250d.

En cuanto a los niveles de equipamiento, la gama del Mercedes-Benz Clase X se divide en los acabados Pure, Progressive y Power. El primero de ellos goza de un equipamiento de serie con elementos como unas llantas de acero de 17 pulgadas, cuatro argollas de sujeción en el cajón de carga, retrovisores eléctricos, aire acondicionado o paragolpes de color negro. El tope de gama añade, entre otros, faros LED High Performance, asientos regulables eléctricamente con ajuste lumbar, climatizador automático y acceso y arranque sin llave.

Al volante estamos ante un vehículo de grandes dimensiones que cumple en todo tipo de terrenos. La filosofía de los pick up, netamente norteamericana y laboral, tiene en Europa un componente más lúdico sin perder de vista lo profesional. El producto destaca por su polivalencia y su capacidad de carga, con una caja que permite, una vez desmontada su parte superior, portar enseres de manera cómoda y sencilla. En carretera y en el campo se desenvuelve bien, mientras que en ciudad, tras un mínimo acople a sus medidas, transita sin mayor problema. El propulsor, en nuestro caso el diesel de 2,3 litros y 190 CV, nos gustó mucho en materia de agilidad, prestaciones, sonoridad y consumos.

En resumen, la Clase X es el primer pickup que combina aptitud todoterreno con un nivel sobresaliente de prestaciones en carretera. La vía ancha, la batalla larga y la armonización confortable de los muelles y los amortiguadores aseguran disfrute de conducción y dinamismo en carretera y en autopista sin detrimento del rendimiento fuera del asfalto. El sistema de tracción total, la suspensión de largos recorridos y una distancia al suelo de hasta 222 milímetros, aseguran una excelente capacidad offroad. El precio del Mercedes X 250d es de 40.215 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.