Peugeot 5008 CMP HDI 2.0 Automático

  • Published in

Nuestro protagonista de la prueba de hoy es el Peugeot 5008 CMP HDI 2.0 Automático. Se trata de un monovolumen práctico, fácil de conducir y cómodo para conductor y pasajeros.

Su diseño es original, tiene personalidad y está concebido para que la utilización del espacio sea la máxima posible. La puesta en escena exterior trae como consecuencia que el vehículo gane en amplitud, visibilidad y luminosidad.

El interior se caracteriza por las buenas terminaciones y su gran capacidad de carga y pasajeros.

En opción se puede disponer de la tercera fila de asientos con lo que se pueden tener disponibles hasta siete plazas.

El producto se presenta en tres niveles de equipamiento: Confort, Premium y Sport Pack. Para poder tener el techo panorámico de cristal o los faros de xenón hay que adquirir obligatoriamente el más costoso. Cuenta con dispositivos como el sistema de alertas de distancia, un sistema de protección previa a la colisión que mide la distancia en tiempo y no en metros con el vehículo precedente.

Todas las versiones tienen de serie seis airbag, control de estabilidad, volante regulable en altura y profundidad, aire acondicionado, asientos traseros con 2 posiciones de inclinación del respaldo y freno de estacionamiento eléctrico, entre otros elementos.

En su lanzamiento, la gama de motores del 5008 estaba compuesta por un gasolina de 1.6 litros y 120 ó 150 CV, un diésel de 1.6 litros y 109 CV, y un diésel de 2.0 litros y 150 ó 163 CV. Todos los motores son de cuatro cilindros en línea y cuatro válvulas por cilindro, y ya se ofrecen en otros modelos del Grupo PSA. El gasolina de 150 CV lleva turbocompresor, intercooler y inyección directa de combustible, en tanto que el gasolina de 120 CV carece de los tres elementos. Todos los motores diésel incorporan inyección con common-rail, turbocompresor de geometría variable e intercooler.

Al volante es un vehículo que destaca por su confort. La amortiguación es blanda para nuestro gusto lo que redunda en la comodidad del conjunto. La dirección es suave y precisa y la frenada óptima. En ciudad, sus medidas hipotecan algo su uso y hay que acostumbrarse a aspectos como la longitud y, sobre todo, la anchura. La altura viene muy bien porque otorga un plus de seguridad por la excelente visión que ofrece sobre todo delantera; la trasera ya no es tan buena.

Nuestra unidad de pruebas disponía del propulsor 2.0 HDI de 163 CV y cambio CMP, manual con automatismos para embrague y selector. El motor es muy bueno en materia de rendimiento, con unos consumos razonables, pero el cambio tiene unas caídas de régimen entre marchas que no nos gustó y que complica los adelantamientos en carreteras secundarias.

Como valoración subjetiva señalar que el Peugeot 5008 CMP HDI 2.0 Automático destaca por su confort de marcha, el propulsor, el equipamiento en materia de seguridad, la habitabilidad y las terminaciones. Pero tiene puntos que son claramente mejorables como el tiempo de respuesta del cambio de marchas y una amortiguación a la que un taraje un poco más duro no le vendría mal para evitar balanceos excesivos.

El precio de la gama, que arranza de los 18.760 euros, es uno de los puntos fuertes del producto.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.