BMW 328i

  • Published in

El BMW 328i es una de las versiones intermedias de la nueva serie 3, estilísticamente más agresiva que su antecesora, con una parrilla más afilada y un frontal similar a la serie 5.

Lo más significativo del automóvil es la parte mecánica, con el nuevo motor dos litros turbo de cuatro cilindros en línea y 240 CV de potencia. El propulsor responde muy bien en toda la gama de revoluciones.

El interior es amplio y presenta buenas terminaciones con unos asientos cómodos con multitud de ajustes. El espacio en las plazas traseras es mejorable. La instrumentación es completa, fácilmente legible y está bien distribuida, mientras que el equipamiento de serie incluye pantalla de visualización frontal, puerto USB, conexión Bluetooth para teléfono móvil, navegador, disco duro con memoria de 12 GB para archivos de audio y reconocimiento de límites de velocidad.

En materia de seguridad, nuestro protagonista cuenta con cuatro frenos de disco ventilados, ABS, distribución electrónica de la frenada, sistema de servofreno de emergencia, control de frenada en curva, control de arranque en pendiente, airbag lateral de cortina delantero y trasero, airbag frontal del conductor y acompañante, airbags laterales delanteros, dos reposacabezas activos en asientos delanteros ajustables en altura y encendido automático de luces de emergencia.

El BMW 328i tiene cuatro modos de conducción: Eco, Comfort, Sport y Sport +. En modo Eco, los cambios se hacen a pocas revoluciones buscando la economía; el modo Comfort es el que se aplica inicialmente cuando arrancamos el automóvil con suspensiones regladas en base a la comodidad, mientras que si cambiamos a Sport el auto se transforma y nos permite una conducción deportiva con una amortiguación más dura. Por último, con el modo Sport+ desaparecen todas las ayudas electrónicas y el conductor lleva el coche y no este a aquel.

El comportamiento dinámico del vehículo es muy bueno en todo tipo de conducción. Según vamos desactivando colaboraciones observamos un gran chasis y un buen sistema de suspensiones como base para evolucionar a plena satisfacción apartados como la dirección, el cambio de marchas o la frenada. El consumo no es su punto fuerte pero no debemos olvidar la importante caballería que llevamos bajo el capó. Tampoco el precio nos parece asequible pese a la innegable calidad del conjunto.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del BMW 328i y valoración subjetiva señalar que estamos ante un modelo y una versión muy completos e interesantes pues recogen la mejor tecnología del fabricante bávaro para unas condiciones óptimas ruteras en las que la potencia bien entendida, la seguridad y el confort son sus características esenciales.

El precio del BMW 328i es de 42.015 euros

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.