Skoda Yeti 1.6 TDi

  • Published in

Por diversas circunstancias, una de las pruebas más exhaustivas realizadas por este digital fue la que se le hizo recientemente al nuevo Skoda Yeti. Estamos ante un SUV muy interesante porque se defiende bastante bien en todo tipo de superficies, incluso ante recorridos muy exigentes, más propios de un 4x4 puro que de un todocamino. Rampas complicadas, lomas tomadas a dos ruedas y media, socavones devorados con pasmosa docilidad; nada parece resistirse a los "encantos" del Yeti. La unidad de pruebas que se nos cedió incorporaba el propulsor de 1.6 TDi de 105 CV con tracción 4x2.

Estéticamente es un producto agradable a la vista pero por encima de ello nos encontramos ante un ejercicio de polivalencia óptimo. La segunda generación del Yeti abre la nueva línea de diseño de la marca con logo y anagrama renovados, nuevos faros rectangulares, luces led, llantas, ocho tapicerías distintas, más seguridad (cinco estrellas EuroNcap) con elementos como seis airbags (uno de rodilla) y un completo equipamiento de serie. Además, se gana en espacio y funcionalidad, con la incorporación del sistema Varioflex que permite que los asientos se puedan desplegar en todas las direcciones. Se cuenta con ABS, control de estabilidad, sistema de detección de fatiga y cámara trasera.

Hay tres niveles de equipamiento disponibles: Active, Ambition y Elegance y la posibilidad de poder elegir entre dos tipos de tracción, delantera o total. En el Skoda Yeti 2014 se puede elegir entre tres mecánicas de gasolina: los TSI 1.2 de 105 CV, 1.4 de 122 CV y 1.8 de 160 CV. En la oferta diesel, los motores disponibles son cuatro: el 1.6 TDI de 105 CV, el 2.0 TDI de 110 CV, el 2.0 TDI de 140 CV y el 2.0 TDI de 170 CV.

Las versiones de tracción total 4X4 con embrague Haldex de quinta generación incluyen un bloqueo electrónico del diferencial EDL, sistema de control de descensos y dispositivo de ayuda al arranque en pendiente. Todos estos sistemas entran en acción cuando el conductor pulsa la tecla "offroad" situada en la zona baja de la consola central.

Conducirlo es muy agradable desde que nos subimos a él por la altura del conjunto. La visibilidad es excelente hacia todo tipo de ángulos. Es cómodo, con unos asientos que recogen bien a los pasajeros. Por cierto, pueden viajar cinco adultos sin problemas. En ciudad su maniobrabilidad es buena y se desenvuelve con soltura por el tráfico urbano. En carretera secundaria también resulta agradable su uso al igual que en autovías y autopistas. Los consumos durante la prueba fueron de 5 litros/100. Las prestaciones son más que suficientes en función de las limitaciones legales actuales. Nos gustó el accionamiento del cambio, la dirección, la frenada y el sistema de suspensión.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del Skoda Yeti señalar que estamos ante un todocamino que se mueve muy bien por todo tipo de firmes, sean de primer orden o de cuarta fila. Es cómodo, amplio y seguro. Su economía de uso y su equipamiento, sobre todo en materia de seguridad, lo hacen un producto muy recomendable para quienes quieran un producto polivalente por un precio muy competitivo y con el soporte de un potente grupo automovilístico. La gama Yeti 2014 puede adquirirse a partir de los 20.600 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.