La inteligencia artificial ganará protagonismo en los coches del futuro

  • Published in

Aunque todavía nos suene a ciencia-ficción, la inteligencia artificial (IA) ya está presente en muchos de los automóviles que conducimos. Y su integración en los coches irá creciendo en los próximos años, pues es el elemento clave de los sistemas de seguridad, de la futura conducción autónoma y de muchos servicios relacionados con la movilidad. Actualmente hay coches en el mercado con sistemas de inteligencia artificial sencillos, empleados en asistentes digitales y en algunas funciones de los sistemas de seguridad ADAS.

Estos últimos ya ofrecen una visión artificial a través de la cámara que montan en el parabrisas, de otros sensores y de algoritmos de procesamiento de imágenes. Gracias a ello pueden reconocer el entorno, identificar situaciones de riesgo y detectar, por ejemplo, marcas viales, señales, peatones o ciclistas.

Por otro lado, los asistentes digitales que incorporan algunos modelos de automóviles emplean la inteligencia artificial para el procesamiento natural del lenguaje y que podamos comunicarnos con una máquina usando nuestra forma de hablar. De esta forma, en lugar de decirle al coche “sube la temperatura del climatizador a 24 grados”, podemos decirle “tengo frío”, para que realice esa operación. Además, estos sistemas reconocen rutinas (rutas habituales, música preferida, temperatura favorita…) para automatizarlas.

Los siguientes pasos de la inteligencia artificial en los coches es que tenga capacidad de mejora a través del aprendizaje automático y del aprendizaje profundo, vitales para el coche autónomo.

La IA con aprendizaje profundo todavía no está en el mercado, pero sí en el desarrollo del coche autónomo que están llevando a cabo diferentes actores. Wayve, por ejemplo, consiguió que un coche aprendiera a conducir sin salirse de la carretera en solo 20 minutos, tras doce intentos y numerosas correcciones por parte del conductor humano. Según proclama esta startup británica, han desarrollado el primer coche autónomo capaz de circular en el tráfico real recurriendo tan sólo a cámaras y sensores, IA y un navegador GPS.

Los sistemas de diagnóstico actuales ya nos dicen cuándo debemos pasar una revisión no solo por fecha o kilometraje, sino también por hábitos de conducción. Esta tecnología seguirá perfeccionándose con la IA, que permitirá realizar predicciones sobre futuros problemas en nuestro coche.

La inteligencia artificial ayudará a predecir y evitar los atascos en un futuro cercano, previendo la evolución del tráfico, controlando los semáforos y los flujos de coches, por ejemplo, de zonas residenciales a grandes centros de trabajo. También podrá controlar el guiado de los navegadores en coches conducidos por seres humanos, y por supuesto, el de los coches autónomos.

 

 

Fuente: Carglass

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.