La mitad de los conductores europeos admite haber tenido sueño al volante

  • Published in

La campaña “Un refresco, tu mejor combustible”, del RACE y la Asociación de Bebidas Refrescantes, lleva ya 14 años investigando y concienciando sobre la importancia de parar y aprovechar para estirarse y beber un refresco, lo que mejora la atención y el hace que el tiempo de respuesta sea un 26% más rápido. El Eurobarómetro Europeo de la Fatiga 2019, realizado por el RACE y Anfabra, cuenta con el apoyo de la DGT y arroja resultados preocupantes.

Los conductores italianos, franceses y británicos son los que presentan mayor riesgo de sufrir un siniestro por fatiga y/o somnolencia. Si tenemos en cuenta el perfil del conductor europeo accidentado por fatiga al volante, se trataría de un joven entre 18 a 24 años que, o no se detiene a descansar, o lo hace después de llevar más de 4 horas conduciendo, y cuando lo hace, para 5 minutos o menos.

En general, los conductores europeos que declaran haber sufrido más accidentes, así como los que se quedan dormidos, tienen en común que no paran a descansar o lo hacen a partir de las 4 horas de conducción continuada, lo que establece una relación directa. Un estudio realizado por el RACE establece que a partir de las dos horas de conducción continuada el riesgo de sufrir un siniestro vial aumenta un 12%.

Los conductores europeos reconocen haber sentido síntomas de fatiga en sus desplazamientos: 88% necesidad de moverse en el asiento, 70% ha notado pérdidas de concentración, un 66,5% calambres musculares o dolor de espalda, 60% somnolencia… Más preocupante aún es el hecho de que hay quienes “siempre o casi siempre” siente esos síntomas en viajes largos: necesidad de moverse (25,7%), calambres (10,4%), sensación de brazos o pies dormidos (8,2%), picor de ojos y visión borrosa (7,8%), deshidratación (7,6%), somnolencia (6,6%). Sus consecuencias son una pérdida de atención y un aumento del tiempo de reacción ante un obstáculo de un 86%.

Y un dato preocupante: la mitad de los conductores europeos admite haber sufrido episodios de sueño en un desplazamiento largo, y un 5,2% afirma que ha llegado a quedarse casi dormido mientras conducía.

Para evitar la aparición de la fatiga, hay que tener en cuenta que conocer los síntomas es la mejor forma de prevenirla. En los desplazamientos largos: parar al menos cada 2 horas, estirarse y aprovechar para beber un refresco, para mantener el tono físico y la capacidad de atención. Es conveniente, además, evitar comidas abundantes.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.