Cómo matricular un coche extranjero en España

  • Published in

Una práctica relativamente habitual entre los conductores aficionados a determinados vehículos es comprar un coche en el extranjero y matricularlo en España. Aunque en nuestro país podemos comprar un coche inglés, un coche alemán, un coche italiano o un coche japonés en cualquier concesionario, muchas veces son más baratos en su país de origen. Sin embargo, no siempre tenemos en cuenta la enorme burocracia a la que nos tenemos que enfrentar para matricular un coche extranjero en España y el precio final cuando cumplimos con todos los trámites.

Lo primero de todo será reunir toda la documentación del vehículo, pero también de la transacción. Entre la documentación del vehículo no pueden faltar la ficha técnica ni el certificado de conformidad, con el que se acredita que el coche cumple con los estándares europeos de calidad y medio ambiente. Para justificar la transacción debe presentar el contrato de compraventa, y si el vendedor es un particular pídale una fotocopia del pasaporte, teléfono y lugar de residencia. Si estos documentos están en otro idioma, necesita una traducción jurada al español de todos ellos.

Traer el vehículo a España puede ser uno de los grandes problemas de la operación, según el país donde haya comprado el coche. Lo más habitual en España es ir a Italia o Alemania, y debe estudiar cómo es más económico el traslado: por carretera, en tren, en barco…

En caso de haber matriculado el vehículo en el extranjero ya habrá pasado el equivalente de la ITV en el país de origen, pero debe saber que no le exime de pasarla de nuevo en España.

La documentación que se necesita para pasar la ITV con un vehículo matriculado fuera de España incluye, en la mayoría de casos: matrícula extranjera puede variar dependiendo de la situación de cada persona y su vehículo.

Necesita el permiso de circulación o documento equivalente de país de procedencia y el original de la ficha técnica, llamada tarjeta de inspección técnica del vehículo, o el documento equivalente del país de procedencia.

Si el vehículo cuenta con una homologación de tipo CE, se necesitará presentar la ficha reducida del mismo o bien el certificado de conformidad CE (CoC). Este documento acredita que el vehículo cumple con los estándares de calidad y medioambiente exigidos por la UE.

Con la ITV superada llega el momento de enfrentarse a ese gigante de la burocracia llamado Hacienda. Lo primero de todo será rellenar (y pagar) el modelo 576, correspondiente al Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte. Si ha comprado el vehículo nuevo y en algún país de la Unión Europea aproveche que está en Hacienda para presentar los impresos 300 (acredita el pago del IVA) ó 309 (Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, para vehículos de segunda mano comprados a particulares).

En cambio, si va a importar un coche de un país no comunitario en la Aduana le darán el DUA, el Documento Único Administrativo, que también presentaremos en Hacienda en vez de los modelos 300 ó 309. El 576 es obligatorio en todos los casos, independientemente del lugar de compra del coche. Si se quiere ahorrar todo el papeleo puede recurrir a los servicios de una gestoría, que se encargará de todos los trámites por unos 200 ó 300€.

Resueltas las obligaciones con la Agencia Tributaria, nos toca lidiar con el ayuntamiento de turno y los trámites con Tráfico. Según el municipio en el que esté empadronado, el impuesto de circulación será mayor o menor. Cuando lo tenga pagado, compre las placas de matrícula y solicite cita en la DGT para la rematriculación del vehículo. No olvide llevar consigo todos los documentos del vehículo, de la compra, sus copias de los impresos de Hacienda, etc. En Tráfico también tendrá que pagar la Tasa de Matriculación, que depende del tipo de coche, lo que contamine, etc.

¿Cuánto cuesta matricular un coche extranjero en España? Estamos ante la que podría ser la pregunta del millón. Como habrá deducido a lo largo del proceso para matricular un coche comprado en el extranjero en nuestro país, no hay un precio fijo para la matriculación de un coche extranjero sino que depende de cuestiones tan dispares como los gastos de matriculación, cómo afrontemos el traslado del coche desde el país de origen hasta nuestra ciudad, si recurrimos a un gestor para cumplir con los trámites burocráticos o si nos armamos de paciencia y lo hacemos todo por nuestra cuenta…

Aún así, podemos hacer un cálculo aproximado de cuánto cuesta matricular un coche extranjero en España a partir de los gastos fijos. Estos gastos incluyen pasarle la ITV, los impuestos de circulación y matriculación, los impresos de solicitudes de Tráfico, las placas de matrícula española, la traducción jurada de todos los documentos involucrados en la operación, los impuestos que hay que pagar a Hacienda… Los gastos fijos puede irse más allá de los 1.500€ sin problemas, y luego le tenemos que sumar los adicionales. Quizá esto le haga pensar si importar un coche es tan rentable como parecía.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.