Volvo XC40 D4 AWD

  • Published in

El Volvo XC40 es un genuino todocamino urbano. Su elevada distancia al suelo, grandes ruedas y auténticas proporciones SUV lo dotan de una presencia poderosa. Presenta un diseño audaz e innovador. Sin duda, la puesta en escena es uno de los mayores activos del producto sueco, que comparte códigos estéticos con sus hermanos mayores, los XC60 y XC90. El frontal, de vanguardista diseño, la combinación de tonos entre la carrocería y el techo con un guiño setentero y las atractivas llantas de aleación imprimen un aire de sofisticación y elegancia al nuevo XC40. Hemos probado la versión D4 AWD.

En el habitáculo predomina la elevada posición de los asientos, con una puesta en escena protagonizada por materiales selectos. Hay un buen puesto de conducción, con espacio de sobra. El asiento sujeta perfectamente el cuerpo, y todos los mandos están cerca de la mano. Las plazas traseras también son amplias.Tras el volante, cuadro de instrumentos digital, con una pantalla de 12,3 pulgadas a todo color que ofrece vista a los diales, mapa del sistema de navegación u ordenador de viaje. La consola central se extiende entre los asientos delanteros, con una palanca de cambios tapizada en cuero, huecos portaobjetos y el freno de estacionamiento eléctrico.

El XC40 está a la vanguardia de la técnica, como el sistema que ayuda a guardar una distancia predeterminada respecto al vehículo de delante y realiza pequeñas correcciones a la dirección para que el coche circule en el centro del carril a velocidades de hasta 130 km/h o el control de velocidad adaptativo que ayuda a mantenerlo a una distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. A destacar City Safety. Este innovador sistema identifica otros vehículos, peatones, ciclistas y animales grandes, incluso de noche, y alerta del peligro de colisión inminente. Si no se reacciona a tiempo, el sistema frena automáticamente para evitar o mitigar una colisión.

La gama se comercializa con tres motores: T3 de tres cilindros y 1.5 litros de cubicaje, gasolina, que desarrolla una potencia de 156 CV; T5 de gasolina y 247 CV con transmisión Geartronic de ocho velocidades y tracción a las cuatro ruedas y el que fue objeto de la prueba, el diésel D4 AWD de 190 CV. Nos gustó mucho, tiene nervio y es elástico. Su tecnología biturbo ofrece una experiencia de conducción eficaz y eficiente. Devora kilómetros de manera ágil y económica. Excelente.

Los modos de conducción disponibles permiten elegir la respuesta a gusto del conductor, ajustando los parámetros de motor, caja de cambios automática, control electrónico de estabilidad, dirección y función Start&Stop. La tracción integral proporciona más fuerza a la aceleración desde parado y mayor sensación de seguridad sobre suelo mojado. Y para que bajar por laderas empinadas o resbaladizas sea lo más seguro posible, se dispone de la opción de control de descenso de pendientes. La potencia se transfiere a la carretera mediante una transmisión solvente, con una caja automática que permite cambiar de marcha mediante levas incorporadas en el volante.

En resumen, el nuevo Volvo XC40 D4 AWD es un SUV urbano con el que se puede practicar una conducción ágil y divertida, con un diseño atractivo y personal (muy escandinavo), muy cómodo planteado globalmente para que la practicidad y la polivalencia sean sus máximas. Lo que en su día se denominó un 7x7, un producto válido para los siete días de la semana y que se desenvuelve bien en todo tipo de terrenos, incluida la jungla urbana. La gama XC40 de Volvo puede adquirirse a partir de los 26.600 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.