Mini Clubman Cooper SD

  • Published in

La prueba de la semana está protagonizada por el Mini Clubman Cooper SD. Su puesta en escena, atractiva y con personalidad, es más propia de un producto familiar que "pequeño utilitario" pues mide 4,2 metros de longitud, 1,8 de anchura y 1,4 de alto. Los portones traseros, que proporcionan una impronta retro y que valoramos positivamente, además de generar una capacidad de carga muy optimizada, son de doble hoja y se abren lateralmente para dar paso a un maletero de 360 litros. La distancia entre ejes es de 2,67 metros.

El habitáculo es espacioso tanto para el conductor y copiloto asi como para los usuarios de los asientos posteriores. Presenta un concepto nuevo con un cuadro de mandos más grande que se encuentra en la zona de instrumentalización. Anteriormente subía desde la consola, donde ahora encuentras el sistema de infoentretenimiento. Detalles como los botones, la calidad de sus acabados y el diseño refinado y minimalista son claves en un interior que también utiliza las líneas horizontales y las formas elípticas para dar sensación de anchura.

El Mini Clubman Cooper SD de 190 CV probado por nuestro digital es el tope de gama en gasóleo. Si la variante inferior Cooper D con 150 CV ya tiene una aceleración intensa, el Cooper SD tiene unas prestaciones brillantes. Además no descuida el consumo, muy contenido. La punta de velocidad es de 225 km/h y acelera de 0 a 100 en 7,4 segundos. Las dos mecánicas de gasolina rinden 136 y 192 CV, con motores de tres y cuatro cilindros. Nuestro protagonista, con los mencionados 190 CV, alberga un propulsor diesel de dos litros con tecnología Mini TwinPower Turbo.

En materia de seguridad, la versión incorpora aviso de colisión con función de frenado en ciudad de serie, que se puede ampliar para incluir el sistema Driving Assistant con control de crucero activo basado en cámaras, advertencia de peatones con función de freno inicial, asistente de luz de carretera y detección de señales de tráfico. También se ofrecen como opción el control de distancia de aparcamiento, la cámara para realizar de manera más cómoda y segura la maniobra de marcha atrás, el sistema asistente de aparcamiento y el Head-Up-Display.

Al volante es un automóvil excelente. Tan eficaz como devorador de kilómetros, destaca por sus prestaciones y sus bajos consumos, todo ello con un bajo nivel de rumororidad y buen equilibrio de conjunto. La dirección es suave y precisa, el cambio automático de 8 relaciones tiene unos desarrollos optimizados, la frenada es sensacional y la geometría de las suspensiones está muy lograda para conjugar comodidad y seguridad. El habitáculo es más que suficiente para cuatro adultos y el maletero, por concepción y capacidad, más práctico y de mayor tamaño que algunas berlinas grandes de la competencia en las que un carro de la compra no cabe de manera transversal.

En resumen, un producto muy logrado, en el que viajar es un placer. Si bien es cierto que "de Mini tiene poco" por sus dimensiones, es un automóvil con el que se disfruta desde el primer momento de una conducción tan noble como placentera. Bien concebido y ejecutado tiene en sus elementos de seguridad activa y en su equipamiento en materia de conectividad dos de sus mejores planteamientos. Se pueden hacer muchos kilómetros a buen ritmo con un coste muy bajo. Práctico y resolutivo a partes iguales. Un coche y una versión con personalidad y plenamente recomendable. El precio del Mini Clubman arranca de los 24.500 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.