Renault Scenic 1.5 dCi 110 CV EDC

  • Published in

La cuarta generación del Renault Scénic 2017 es el fiel reflejo de la vocación de la marca gala por los vehículos enfocados hacia familias. Es un monovolumen compacto con aires de crossover pues el fabricante del rombo ha elevado la altura libre respecto al suelo, ha acortado los voladizos, aumentado la batalla y redondeado un poco su carrocería para hacerle parecer un poquito más SUV. Estéticamente destacan las ópticas delanteras con tecnología LED, una parrilla más amplia, llantas de aleación de 20 pulgadas y una zaga muy parecida a la del Espace. Probamos la versión 1.5 dCi 110 CV EDC.

En el interior, el Scénic cuenta con un display en la parte superior del marcador del coche y una pantalla vertical tipo tablet en la zona central del salpicadero, que cuenta con varias opciones de conectividad para smartphones. La segunda fila de asientos del habitáculo, en la que pueden viajar cómodamente tres adultos, está ahora dividida en dos partes asimétricas. El vehículo cuenta con un gran espacio de carga con un maletero con cerca de 500 litros de capacidad. Además, Renault ha incrementado la superficie para el almacenaje de todo tipo de objetos.

Entre las medidas de seguridad y el equipamiento incorporado por el producto cabe destacar las ópticas delanteras con tecnología LED, SmartBeam, techo solar panorámico, consola central deslizante, asientos eléctricos, térmicos y con masaje, doble toma USB frontal, Head Up Display, detector de peatones, lector de señales de tráfico, alerta de cambio de carril, control de crucero adaptativo, alerta de objetos en maniobras de marcha atrás, detector de fatiga, aviso pre-colisión y asistente al aparcamiento automático con medidor lateral de espacio.

En el apartado mecánico el Scénic apuesta por una variada gama. La de gasolina está formada por dos motores TCe de 115 y 130 CV, ambos asociados a una caja de cambios manual, mientras que la gama diésel está formada por tres motores dCi de 95, 110 (manual y automático) y de 130 CV, así como una diésel híbrida. Todas las versiones cuentan con cambio manual de seis relaciones, pero la diésel de 110 CV dispone además de una transmisión automática de doble embrague y siete marchas. Lleva unos neumáticos de 195/55.

Al volante, el propulsor analizado destaca por su baja rumorosidad. El potencial, 110 CV, resulta más que suficiente en lo que respecta a las prestaciones e idóneo para viajar relajada y confortablemente por carretera con unos consumos francamente contenidos. La caja automática EDC proporciona cambios sueves, sin tirones. La configuración de las suspensiones está elaborada para absorber bien las irregularidades del conjunto de manera segura al tiempo que eficaz. La visibilidad del conjunto es óptima lo que se agradece en el tráfico urbano. La dirección es suave y precisa, muy directa, y la frenada, notable.

En resumen, el Renault Scenic 1.5 dCi 110 CV EDC es un monovolumen de la nueva generación del fabricante galo, con aires de SUV, y que basa en la polivalencia y la pragmatismo sus dos premisas básicas como propuesta automovilística. Prestaciones más que suficientes, bajos consumos, seguridad activa optimizada, tecnología moderna, conectividad a la última y un habitáculo amplio, moderno y funcional son las características principales de un modelo y una versión absolutamente recomendables por lo interesante del conjunto ofertado. La gama Scénic arranca de los 18.666 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.