Audi TT Roadster S-Line Edition 2.0 TFSI quattro S

  • Published in

Hoy sacamos a la palestra el Audi TT Roadster S-Line Edition 2.0 TFSI quattro S de 230 CV. Exteriormente, nuestro protagonista presenta un diseño deportivo con detalles como el difusor trasero gris platino, parrilla en negro brillante, emblema S line en las aletas delanteras y en los umbrales de las puertas, excelente aerodinámica con llantas de 18 pulgadas y neumáticos 245 / 40 R 18. Los retrovisores pueden plegarse a través de la regulación eléctrica ubicada en la puerta del conductor.

El interior es angosto, uno no anda sobrado de espacio pero forma parte del "adn" del modelo . Dicho esto, el fabricante propone una espectacular instrumentación digital que amalgama todos los menús, controles, el navegador o la tipología de manejo según los deseos del conductor. El volante multifunción dispone de 14 teclas. El sensor de luz y lluvia regula automáticamente los limpiaparabrisas y la luz de cruce. La regulación automática de la luz de cruce ajusta la iluminación dependiendo de las condiciones climáticas; al amanecer, por la noche o al atravesar un túnel.

El equipamiento de serie está compuesto por cuatro airbags y el sistema de protección integrado en el reposacabezas que mitigan las consecuencias de un accidente, asientos deportivos con reposacabezas integrados, anclaje ISOFIX en el asiento del pasajero, Audi virtual cockpit, radio MMI con CD y MP3, faros xenón plus, volante multifuncional, dirección progresiva, freno electromecánico de estacionamiento, dispositivo start-stop, llantas de 17 pulgadas, llave de confort y climatizador automático.

El propulsor 2.0 TFSI, que rinde la cifra nada despreciable de 230 CV, satisface plenamente los requerimientos del conductor más exigente a la hora de entregar la potencia; sube bien de vueltas, con un bonito sonido que gracias al cambio automático de doble embrague S-Tronic permite petardeos sonoros en reducciones y cambios. Hasta el corte de inyección cuenta con una enorme progresividad y elásticidad con un importante potencial aprovechable. Un motor sensacional.

Al volante, prestaciones y aplomo protagonizan la propuesta de la marca de Ingolstadt, con un motor con una respuesta contundente desde 2.500 revoluciones hasta más allá de las 6.000 vueltas. El empuje es considerable en cualquier marcha. El vehículo tiene un buen planteamiento de suspensiones. Es muy noble en el paso por curva. Gracias a la tracción total quattro es difícil sufrir sobreviraje o subvirajes. Se puede conducir en modo comfort, ideal para transitar por la urbe; en modo auto (él solo se encarga de, mediante diferentes sensores, hacer uso del modo indicado para cada momento) o en modo dynamic, la opción deportiva.

Como resumen señalar que el Audi TT Roadster es un deportivo biplaza que ofrece muchas posibilidades de conducción a su propietario. En cualquier temporada, abierto o cerrado, se disfruta del coche en cualquier circunstancia, ruta o tipología de carretera. La tracción integral ofrece seguridad y la tranquilidad de saber que todo está bajo control. El excelente conjunto de motor y cambio, la buena propuesta de suspensiones, el equipamiento incorporado y las medidas de seguridad implementadas lo convierten en una opción excelente dentro de su segmento. El precio de nuestro protagonista es de 43.000 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.