BMW 330d Touring

  • Published in

El BMW 330 d Touring es un familiar del segmento medio del fabricante muniqués que cuenta, de entrada, con un diseño muy atractivo. Se mire por donde se mire, su estética agrada porque denota empaque y personalidad. El frontal es similar al de la berlina, mientras que en la trasera vemos similitudes con la Serie 5. La aerodinámica ha mejorado, lo que se nota en los consumos, como veremos más adelante. El interior destaca por la calidad de las terminaciones, el confort, la amplitud y la sensación de seguridad pues lleva seis airbags de serie.

A destacar el El iDrive, sistema desde el que se controla el audio, la navegación y el ordenador central. La actual carrocería gana 10 centímetros de longitud respecto a su antecesor y 2,5 de anchura. El maletero también ha crecido, 35 litros, acreditando ahora 495 y 1.500 litros con los respaldos traseros (que se dividen en tres partes: 40/20/40) plegados.

Al volante, estamos ante un rutero infatigable, de excelentes prestaciones y que tiene un consumo sobresaliente, pues gastamos en nuestra prueba, y según el odenador, alrededor de 7 litros realizando recorridos mixtos a buenas velocidades de crucero. El propulsor del 330d rinde 258 CV y acelera de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos. Lleva un cambio secuencial automático con levas al volante de ocho velocidades que es una delicia de accionamiento, con transiciones fulgurantes y sin caídas de régimen.

Conducirlo es un placer, ya sea en ciudad, carreteras secundarias o vías rápidas. La amortiguación tiene la dureza justa como para acompasar muy bien comodidad y seguridad y la estabilidad es óptima. El vehículo tiene, además, suspensión deportiva opcional con tres tipos de reglaje, lo que sumado a los controles de estabilidad y tracción, y a una frenada notable lo convierten en un vehículo tan noble como eficaz en el paso por cualquier tipo de curva.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del BMW 330 d Touring señalar que estamos ante un modelo familiar muy logrado estéticamente, con calidad y muy buena habitabilidad interior, aire deportivo, confortable y seguro. El propulsor es potente y de altas prestaciones al tiempo que racional en materia de consumo. A su eficacia ayuda un cambio excelente. El precio es alto: 50.400 euros, pero reiteramos lo que hemos dicho en diversas ocasiones a la hora de hablar de determinados productos del segmento premium y es que la calidad tiene un precio y en muchos casos, como el que nos ocupa, justificado.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.