Mitsubishi Outlander 220 DI-D Motion 4WD

  • Published in

Mitsubishi presentó su nuevo Outlander en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York. El Outlander es un SUV que muestra el nuevo lenguaje de diseño de la marca de los tres diamantes y que cuenta con muchas mejoras tanto en el apartado técnico como en el estético, que incrementan el nivel de refinamiento y experiencia de conducción en general. El frontal evoca al Montero, heredando las protecciones laterales del paragolpes de su hermano de gama que proporcionan una buena protección tanto para los ocupantes como para los peatones y que dotan al vehículo de una imagen más agresiva y moderna.

Las novedades también las encontramos en su chasis, incluida una mejora de la suspensión y de la rigidez torsional. Además, también se ha trabajado en mejorar el aislamiento acústico, se han reducido las vibraciones y las asperezas y se ha ajustado el motor para un mejor comportamiento en general. El interior también se ha modificado con un nuevo diseño de volante que llama la atención y que combina muy bien con las renovadas superficies de los asientos con múltiples regulaciones. Conductor y pasajeros pueden disfrutar de una gran amplitud en el habitáculo.

La unidad de pruebas cedida por el fabricante incorporaba un propulsor diesel con un rendimiento de 150 CV, con tracción integral. Estamos ante una mecánica solvente y ágil que comporta unos consumos razonables habida cuanta la relación peso-potencia del vehículo. Aunque el campo no es su terreno natural estamos ante un vehículo que se defiende bien en zonas fuera de carretera de dificultad media. En vías convencionales el vehículo devora los kilómetros con suma facilidad.

Tecnológicamente, el nuevo Mitsubishi Outlander se coloca a la vanguardia gracias al equipamiento de seguridad incorporado que incluye elementos como el de mitigación de colisión frontal (FCM), advertencia de cambio de carril involuntario (LDW), control de velocidad adaptativo (ACC) o ayuda de arranque en pendiente (HSA), entre otras aportaciones tecnológicas.

Al volante lo más destacable es la transmisión que también ha tenido su mejora, gracias a lo cual el SUV optimiza su aceleración, entrega de par, transiciones de una marcha a otra y rendimiento. El rediseño de llantas, guardabarros, retrovisores y faros de LED le hace ganar en aplomo, seguridad y confianza. Dirección y frenos cumplen su cometido con eficacia.

En resumen, el nuevo Mitsubishi Outlander representa el nuevo lenguaje de diseño de la firma nipona, que le aporta una estética poderosa, dinámica y refinada, combinada con los estándares más altos de fiabilidad y seguridad. Un producto polivalente, con personalidad, muy bien terminado y tecnológicamente competitivo que puede ser adquirido a partir de 27.100 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.