Volvo V40 D4

  • Published in

Volvo aporta un diseño original y atractivo, con personalidad e imagen de marca al V40 cuya versión D4 probamos recientemente. Con menos de cuatro metros y medio de longitud se observan unas líneas compactas, con una zaga muy interesante y llamativa. Las luces traseras se prolongan en vertical casi hasta el techo. El frontal sólo se diferencia de los modelos más altos de la familia en las luces de marcha diurnas. Visualmente es un conjunto agradable y su diseño poco tiene que ver con tiempos pretéritos de una marca que antaño firmaba modelos escasamente agraciados estéticamente.

El interior es cómodo, con muy buenos acabados. El cuadro de instrumentación es completamente digital. En las plazas traseras pueden viajar confortablemente dos ocupantes; tres ya no lo harán de manera tan placentera. El maletero tiene una capacidad correcta y resulta fácil abatir los asientos traseros si necesitamos más espacio. Echamos en falta el navegador. Un fabricante premium como Volvo debe tener este tipo de elementos en toda su gama porque es un accesorio necesario y no un extra prescindible.

En el apartado de la seguridad el Volvo V40 D4 cuenta con frenada automática de emergencia ante colisiones, ayuda electrónica en la trayectoria con regulación del par motor, indicadores de presión de los neumáticos, limitador de velocidad, avisador de cambio de carril, detección de peatones o ciclistas, aviso de ángulo muerto, corrector de trayectoria al sobrepasar la línea continua y luces automáticas entre otros elementos.

Con el V40 D4 el fabricante sueco incorpora la tecnología Drive-E al motor diésel más potente de la gama, con una relación prestaciones-consumos sensacional. Con 1.969 centímetros cúbicos de cilindrada, el nuevo motor desarrolla 190 CV de potencia y un par máximo de 400 Nm. Se combina con una caja manual de seis velocidades y es capaz de homologar un consumo medio de sólo 3,8 l/100, con unas emisiones de 99 g/km de CO2.

Al volante estamos ante un automóvil notable en todos los parámetros a análisis. Para empezar, la relación peso-potencia-consumos está optimizada al máximo. El vehículo devora los kilómetros con suma facilidad sin rompernos el bolsillo, de manera silenciosa y con un propulsor ágil, con buena recuperación y unas prestaciones muy interesantes. El cambio y la frenada cumplen bien con su misión. La dirección es precisa (atentos al menor despiste en la circulación por nuestro carril por la vibración que transmite) y la estabilidad, notable, con un buen compromiso entre comodidad y seguridad.

En resumen, el Volvo V40 D4 es un automóvil excelente. Nos ha gustado mucho en su conjunto. Elegante y con personalidad, cómodo, con buenas prestaciones y excelente economía de consumo es una opción a tener en cuenta por aquellas personas que quieran una opción distinta a la hegemonía (sobre todo germana) imperante, firmada por un fabricante que siempre ha sido sinónimo de seguridad y tecnología. El precio de nuestro protagonista es de 29.490 euros.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.