Audi Q5 hybrid quattro 2.0 TFSI

  • Published in

Con el Audi Q5 hybrid quattro el fabricante germano propone tecnologías eficientes en combinación con un carácter deportivo. El objetivo no es otro que la movilidad eléctrica sin emisiones gracias al alto rendimiento de la batería de iones de litio. Nuestro protagonista combina el motor 2.0 TFSI con la tracción integral y la tecnología híbrida avanzada. El resultado es un automóvil dinámico y eficiente a la vanguardia de la técnica. Exteriormente apenas se distingue del modelo convencional si no fuera por los logos hybrid repartidos por la carrocería, la parrilla delantera, las salidas de escape o las enormes llantas.

En el habitáculo apenas hay cambios respecto a cualquier otro Q5. Varía el maletero debido al alojamiento del sistema eléctrico. En el cuadro de instrumentos hay un indicador que Audi llama «Power Meter», y un medidor de la carga de la batería. En la pantalla del navegador también se muestra información del sistema híbrido.

Entre el equipamiento encontramos de serie ocho airbags, climatizador automático, columna de dirección regulable en altura y profundidad, control de tracción, levas en el volante, volante multifunción, radio CD con MP3, asistente para cambio de carril involuntario, control de crucero adaptativo, faros de xenón plus, instalación para Bluetooth y pantalla TFT con gráfica de flujos de energía y consumos del sistema híbrido.

Hay tres programas de conducción: sólo eléctrico, sólo propulsado por el motor de combustión, o en modo híbrido. En el modo EV se puede conducir en modo exclusivamente eléctrico a una velocidad de hasta 100 kms/h y sin apenas ruido. Esto será posible hasta una distancia de 3 kilómetros si se sigue una velocidad constante de 60 km/h. Con el cambio en la posición D, los dos motores trabajan al unísono y en el modo S encontramos una respuesta más deportiva del TFSI. Como extra y si aceleramos con fuerza, el motor eléctrico asiste al de gasolina para que el conductor pueda disponer de la máxima potencia en unos segundos, una óptima solución para adelantar, por ejemplo.

Al volante estamos ante un vehículo que reclama un cambio de mentalidad en la conducción tendente a la economía. Y a la seguridad. La estabilidad, gracias al agarre que da la tracción total especialmente en condiciones adversas es evidente. La conducción, gracias a la adherencia y al silencio es agradable. Bien es cierto que hay que tener presente el alto centro de gravedad del vehículo. Nos gustó la caja de cambios Tiptronic de ocho relaciones con levas tras el volante, la dirección eléctrica de serie, que modifica la desmultiplicación en función de la velocidad y la frenada, notable ante todo tipo de exigencias. Los consumos (en nuestro caso 8 litros a los 100 en ciclo mixto) son razonables teniendo en cuenta el peso del producto (dos toneladas) y que el propulsor rinde 211 CV. Junto al motor eléctrico de 40 kW y a la batería de iones de Litio refrigerada de unos 37 kilos tiene una potencia equivalente a 245 CV.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del Audi Q5 hybrid quattro 2.0 TFSI señalar que estamos ante un producto que amplía el horizonte de lo híbridos, unos vehículos que suponen una nueva etapa en la historia del automóvil en la que se pretende unir prestaciones, consumos razonables en función de la potencia propuesta, ecología, tecnología de vanguardia y seguridad. Audi hace una de las versiones más convincentes de cuantas hemos probado en un segmento que todavía tiene que mejorar autonomías de las baterías, pesos, consumos y precios finales. Nuestro protagonista cuesta 48.670 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.