Skoda Octavia TDI 150 CV DSG

  • Published in

Uno de los mejores coches que hemos probado en los últimos años en relación calidad-precio es el nuevo Skoda Octavia en su configuración mecánica diesel turboalimentada de 150 CV con cambio automático DSG. Sirva el arranque de artículo como declaración de intenciones de un producto del que siempre guardaremos un gran recuerdo. Su diseño exterior está muy logrado. Siendo un automóvil "con imagen de marca" evoca a otros de la gran familia de la que procede lo que es otro punto a su favor. Tiene mucha personalidad y es una primera cuestión con la que ya se va ganando al probador.

Su interior es tan brillante como el aspecto externo. Amplio, espacioso, bien terminado y con una puesta en escena en cuanto a relojería y mandos armoniosa. Intuitivamente, de manera sencilla, uno se hace a la instrumentación con facilidad. Es cómodo en sus plazas delanteras y en las traseras, en las que cuenta con el anclaje Isofix bien señalizado. El maletero es muy amplio, con una capacidad mínima de 590 litros y máxima con asientos abatidos y hasta el techo de 1.580 litros.

En cuanto a seguridad y equipamiento cuenta con airbags frontales, laterales delanteros, de cortina y airbag de rodilla, control de estabilidad, faros antiniebla delanteros, reposacabezas activos, control de presión de neumáticos, asistente de luces automáticas y luz diurna que incluye el sensor de lluvia, asistente de parking con sensores delanteros y traseros, navegación con detección de carril, asistente de mantenimiento de carril y paquete para la conducción por carreteras en mal estado.

Y llegamos a la mecánica, un apartado trascendental a la hora de evaluar un automóvil. Sobresaliente. La versión probada contaba con una potencia más que suficiente lo que le permitía unas prestaciones brillantes con unas cifras de consumo bajísimas. Sensacional. Con el maravilloso cambio DSG, probablemente el mejor del mercado en su categoría, conseguimos una media de 5 litros a los 100 en un recorrido mixto por ciudad, carreteras secundarias, autovía y autopistas a ritmos cambiantes. El motor, además, es muy elástico, recupera muy bien y es muy silencioso. Fenomenal.

Al volante estamos ante uno de los coches más equilibrados que hemos conducido en años. Todos los componentes actúan en perfecta combinación para otorgar al conductor la mayor de las tranquilidades dentro de una conducción tan placentera como eficaz. La dirección es muy precisa, la frenada excelente y las suspensiones, muy a nuestro gusto, levemente duras, acompasan de manera sensacional comodidad y seguridad. Las medidas del coche, que no son baladíes, pues mide 4,6 metros de longitud por 1,8 de anchura, no son óbice para que abordemos todo tipo de curvas con aplomo. El cambio DSG, tal y como señalábamos con anteridad, es excelente y gracias a él se le saca el máximo partido a una ya de por si brillante mecánica.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del Skoda Octavia TDI 150 CV DSG señalar que estamos ante un automóvil absolutamente recomendable. Cualquier cuestión analizada satisface plenamente al usuario. Desde una excelente puesta en escena esterior hasta un habítáculo amplísimo pasando por una mecánica tan convincente como económica o un equipamiento generoso en ayudas al conductor y en seguridad para todos sus ocupantes, todo funciona como una sinfonía muy bien afinada. El precio del producto es de 26.140 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.