Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI S-Tronic

  • Published in

El Audi A3 es un modelo que se encuentra en la gama intermedia del fabricante germano y que sobresale por su excelente terminación, avanzada tecnología y agradable conducción. La versión descapotable aumenta el placer al volante. La prueba de la que hablamos hoy corresponde a la versión 1.8 TFSI con caja S-Tronic. El accionamiento de la capota es eléctrico. Sencillo, cómodo, rápido (en 9 segundos se hace toda la operación) y eficaz. El diseño destaca por el parabrisas en aluminio y porque ya no lleva los arcos antivuelco. En caso de percance surgen automáticamente dos pilares escondidos para proteger la integridad física de los ocupantes.

El Audi A3 Cabrio es 20 centímetros más largo que el A3 del que deriva pero esa mayor longitud no supone más espaciosidad. Los pasajeros de las plazas traseras van cómodos; no así los de las traseras y menos en el caso de que sean adultos altos. El maletero mide 320 litros y es bastante más grande que los maleteros de los competidores directos. Es apenas un poco más pequeño que el A3 compacto que mide 365 litros.

Dentro del equipamiento señalar que cuenta con calefacción de asientos y el "Multi Media Interface" que maneja los sistemas de audio, teléfono y navegación. En cuanto a equipamiento tecnológico, el nuevo Audi A3 Cabrio puede incorporar, de forma opcional, el sistema "Audi drive select" que es de serie en el acabado Ambition o todo una conjunto de asistencias a la conducción, como el control de crucero adaptativo o los sistemas "Audi side assist", "Audi active lane assist", el reconocimiento de señales de tráfico o el asistente de aparcamiento.

El Audi A3 Cabrio está disponible con dos motores gasolina: 1.4 TFSI de 140 CV y 1.8 TFSI que es el que incorporaba nuestra unidad de pruebas con 180 CV y uno diésel de 150 CV. El coche cedido incorporaba la caja S-Tronic; una caja automática con doble embrague que adapta su comportamiento al carácter del conductor.

Al volante, los cabrios son vehículos en los que lo que prima es la conducción placentera. En nuestro caso hay sobrada caballería mecánica, siendo lo más importante la armonía del conjunto, la comodidad y la seguridad, con un buen chasis como referente. Los cambios de marchas son todo lo rápidos que quiera el conductor, la frenada es eficaz y la estabilidad es buena. Los consumos son sensibles al tipo de conducción practicada. Con todo, nos quedamos con el excelente planteamiento de apertura/cierre de capota y el silencio cuando está cerrada; cuestión ésta que los fabricantes han tardado en resolver.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI S-Tronic señalar que estamos ante un automóvil elegante, bien terminado, que cuenta con un equipamiento correcto de serie, tecnológicamente avanzado y que consigue su principal objetivo: hacer de la conducción algo lúdico y placentero y que va más allá del mero traslado de personas de un lugar a otro. Nuestro protagonista cuesta, puesto en la calle, 39.360 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.