Citroën C4 Cactus HDI 92 CV

  • Published in

Estamos ante un coche diferente, con mucha personalidad y que atrae miradas de curiosidad a su paso por su peculiar puesta en escena. Nos referimos al Citroën C4 Cactus que recientemente tuvimos oportunidad de probar por deferencia de Cytra, concesionario oficial Citroën en Alicante. Lo más distintivo del automóvil en lo que respecta a su diseño son las protecciones de la carrocería. Pero no solo eso marca diferencias. Cuenta con un techo acristalado panorámico de alta protección térmica que deja pasar la luz justa y actúa de manera a similar a unas gafas de sol.

El interior destaca por tres factores: comodidad, amplitud y funcionalidad. Los asientos delanteros son de lo más cómodo que hemos visto en años. Las plazas traseras también son holgadas y el maletero dispone de 358 litros de capacidad. Hay que hacerse a la pantalla táctil multifunción porque dirige los sistemas de climatización, multimedia y de navegación del vehículo.

El Cactus lleva de serie ABS, ESP, ASR, airbags frontales y laterales, aire acondicionado; regulador y limitador de velocidad; asiento conductor regulable en altura; USB; detector neumáticos poco inflados; elevalunas eléctricos delanteros; retrovisores exteriores regulables eléctricamente; kit antipinchazos; volante de cuero bitono; cámara de visión trasera; sensor de aparcamiento trasero y lunas traseras sobretintadas, entre otros elementos.

El vehículo se comercializa con cuatro motores: dos de gasolina (1.2 e-VTI de 82 CV y 1.2 e-THP de 3 cilindros con 110 CV) y dos diésel (e-HDI de 92 CV y 1.6 BlueHDI de 100 CV, disponible a partir de 2015), asociadas a una caja manual y otra pilotada ETG, que cuenta con un pulsador de selección sencillo y levas en el volante para cambio de marchas de forma manual.

Nosotros probamos la versión diesel de 92 CV que nos pareció muy competitiva por prestaciones y consumos, respondiendo el coche excelentemente en esta ecuación en vías secundarias. Al propulsor, muy eficaz, se le une un chasis bien planteado, una suspensiones con un taraje adecuado, una dirección impecable, una frenada solvente y un cambio automático de seis relaciones optimizado.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del Citroën Cactus destacar que estamos ante un producto distinto, con tecnologías absolutamente vanguardistas fieles al espíritu de la firma del doble chevron, que tiene unas aptitudes dinámicas solventes y que presenta, en el caso que nos ocupa, una mecánica que compagina muy bien economía y eficacia. El precio de la gama arranca en los 14.750 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.