Fiat 500 L Trekking 1.3 Multijet

  • Published in

El Fiat 500L Trekking es consecuencia de la vigente moda "campera" que adorna un grupo de modelos de la industria. Este es uno de los casos de un aparente todocamino pero que no es tal, como reconoce el propio fabricante. La parte delantera destaca por un prominente frontal que le da un aire de 4X4 con la parte baja del parachoques de diferente color a la del resto. Los faros, redondos, llevan luz diurna y se convierten por la noche en cuneteros al negociar curvas. En la trasera el espoiler le da un toque "off road" con una zaga que resulta original.

El interior es amplio y cómodo, con la bancada trasera más alta. Las calidades interiores son correctas. La relojería y la información suministrada al conductos es bastante completa, lo que es habitual en los modelos italianos. Bastante equipamiento extra se añade a la ya de por si interesante propuesta de serie que incluye aire acondicionado, retrovisores eléctricos, Bluetooth o pantalla táctil para la radio, entre otros elementos. La versión 

Trekking añade, además, cristales tintados, faros antiniebla, elevalunas eléctricos traseros, sensores traseros de aparcamiento o llantas de 17 pulgadas.

En cuanto al motor, la unidad cedida incorporaba el 1.3 Multijet II de 85 CV. Este propulsor diésel es suave y bastante silencioso. Sus prestaciones son suficientes como para que maniobras delicadas como el adelantamiento en vías de doble sentido se realicen con seguridad manejando el cambio de 6 velocidades como corresponde. El grupo es largo y el motor, elástico.

De consumo está bien, sobre todo en carretera. Obtuvimos medias inferiores a 6 litros, lo que nos parece razonable para los tiempos que corren. El Fiat 500L Trekking se ofrece con las mismas opciones que el 500L estándar, es decir, 4 alternativas, dos gasolina y dos diésel. La gama gasolina se compone de los 1.4 16v de 95 CV y 0.9 TwinAir de 105 CV. En diésel podemos escoger el 1.3 MultiJet de 85 CV y el 1.6 Multijet de 105 CV.

La versión no pretende ser un SUV o todocamino. No es un tracción integral y no lleva reductora o cualquier elemento típico de un todoterreno. Sus "aptitudes" off road se limitan a una carrocería más protegida, una suspensión algo más alta, unos neumáticos para defenderse en barro y nieve y un control de tracción pensado para suelos deslizantes denominado “Traction +” y se activa con un botón y que mediante el ESP controla la motricidad en condiciones de baja adherencia hasta 30 km/h. Por lo demás, es un vehículo muy agradable y sencillo de conducir tanto en ciudad como en carretera. No destaca por nada en particular en cuanto a sus actitudes
dinámicas pero en conjunto es un producto satisfactorio.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del Fiat 500 L Trekking 1.3 Multijet señalar que estamos ante un automóvil con estética campestre y utilización asfáltica, con amplitud interior, correcto equipamiento y una mecánica (en el caso de la versión probada) interesante desde el punto de vista de los consumos. Un utilitario atractivo y con personalidad que se disfruta, sobre todo, en utilización urbana, gracias a unas medidas que lo convierten en un producto práctico.

El precio de la gama de versiones del Fiat 500 L Trekking arranca de los 17.150 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.