Ducati Monster 1200 S

  • Published in

Recibimos la invitación para probar la nueva moto de Ducati, la Monster 1200S. Nos fuimos a Ducatalia, concesionario oficial Ducati para la provincia de Alicante y por cortesía de Antonio Vidal nos pusimos a los mandos del último "monstruo" de Ducati. La miramos y parece que esta todo dicho: precioso diseño italiano, nuevas formas pero sin perder la esencia del modelo, ni de su estilo, muy estilizada y ligera de formas, con lo justo e imprescindible estéticamente. También estrena chasis, motor....

Componentes de primera calidad, los amortiguadores son lo que mas nos llama la atención, los frenos, el motor testaterra que forma parte del nuevo y reducido chasis...Puedes mirarla por todas partes para comprobar el gran trabajo que ha hecho Ducati, dándole nuevos aires a la familia Monster. Para enamorarte.

Nos subimos la a moto. Se llega muy bien al suelo. El manillar ancho y la postura es muy similar a los modelos anteriores. Seleccionamos el modo racing de las tres posiciones en las que se puede poner el mapeado. Con todo lo que tiene no vamos a dejar nada sin aprovechar. Arrancamos y el sonido nos invade, suena mas que la competencia pero sin estridencia, música para los oídos. Salimos por ciudad. Sin duda la posición de conducción es casi la misma que modelos anteriores, a bajas velocidades la postura tiende a cargar los brazos, pero la moto es ligera y el motor parece dócil a bajas vueltas; se desenvuelve con soltura y es rápida de reacciones.

Sabiendo que no es su terreno cogemos autovía. La posición se vuelve cómoda echado un poco hacia delante. El aire molesta menos de lo que parece para no llevar alguna pequeña cúpula pero si apuras sera otra cosa. A velocidades normales es cómoda. Su suspensión en este caso esta dura y los baches se notan. La amortiguación es totalmente regulable, por lo que la podrás poner a tu gusto incluso blanda para pegarte algún viaje de manera más cómoda. Por motor, frenos y suspensiones no tendrás que preocuparte tiene de sobra de todo y su motor es fácil de llevar si lo tratas con dulzura y marchas largas.

Pero la moto está preparada para algo más radical, más divertido. Nos vamos a por las curvas. Empezamos por comarcal con asfalto semi bueno, damos al gas y empiezan a salir todos sus caballos, empuja de verdad y con ganas. Las rectas se hacen muy cortas. Tiramos de frenos y estos son muy buenos, de los mejores del mercadosin duda. La moto pese a ir rápido frena donde quieres y sólo tienes que acostumbrarte a frenar muy tarde. La suspensión no hunde casi y pide que entres reduciendo alguna marcha; si no lo haces parece que entra algo suelta y no retiene mucho. Se nota la mejora en la facilidad de conducción de este chasis, puedes hacer las curvas entrando tarde y modificar la trazada, lo que era más complicado en modelos anteriores.

La entrada en curva se hace muy fácil y sobre todo te da sensación de seguridad que te permite rodar rápido. La salida de las curvas con el motor en bajas vueltas es sencilla si eres fino con el gas. Vamos calentando gomas, ya empezaremos a darle al gas. La suspensión, perfecta, transmite mucha información, lee el terreno y a pesar de estar durita, las ruedas no se levantan del suelo, lo que te da más seguridad. Después de disfrutar un buen rato pasamos a un puerto con buen asfalto y curvas de todo tipo y algunas grandes redondas.

Apuramos el puño, siempre con delicadeza o sus caballos querrán hacer caballitos con facilidad. El motor empuja con muchas ganas a todo régimen, te lanza muy rápidamente a la siguiente curva. La apurada de frenada se hace corta, frena en muy poco espacio, de manera contundente, precisa y con seguridad. La suspensión sigue sin hundirse y los neumáticos aguantan bien. Aquí en conducción racing, todavía nos pide más que entremos reduciendo para que la moto asiente y no entre suelta. Llegamos a la curva y puedes tumbarla con ganas que no te defraudara.

Entras muy rápido, la suspensión te permite seguir frenando a media tumbada, aunque suave hasta el ápice de la curva. Si te equivocas no pasa nada, va sobrada y el chasis te permite correcciones de todo tipo y sobre todo muchas alegrías. Pide que reduzcas y no entres con el motor a bajas. La estabilidad en mitad de curva es sensacional; estás unido a ella y ella al asfalto, parecen unas zapatillas que llevas toda la vida, inclinas e inclinas. ¡Guauuu!

Aceleramos. Aquí tienes que ser fino, la potencia entra tan deprisa como gires de deprisa el puño: suave, normal o salvaje, tu eliges. La suspensión, el chasis y los neumáticos te van a permitir acelerar muy pronto y como quieras de fuerte. Notas como el tren delantero pierde peso y rápidamente estás en la siguiente curva y sigue la diversión. La moto se comporta perfecta en todas las facetas del pilotaje rápido y a tope, divertida, ágil y ligera, dando mucha seguridad. Su facilidad de pilotaje te hará ir con ella muy rápido desde el primer día y cuando la tengas por la mano seras un correcaminos; eso si, con una gran sonrisa bajo el casco.

Después de divertirnos "como enanos" por el puerto de montaña, pasamos a otro puerto pero este de carretera nacional y muy buen asfalto. Si nos divertimos antes ahora ya es lo más. Probar su frenada a tope es muy difícil en carretera y no lo buscamos, ya que parece que los frenos no tienen limite para parar la moto. Si lo buscas con fuerza luego tendrás que soltar para llegar a la curva, una buena reducida y las suspensiones harán que la moto se pegue al suelo. Tumbamos la moto, va por donde quieres y tumba de forma rápida sin tener que anticiparse a la curva. Puedes recortar la trazada si es tu estilo y el chasis te lo permite.

En medio de la tumbada la moto es muy estable, las suspensiones siguen traduciendo el asfalto y con la amortiguación puesta a punto para esta asfalto, la moto agarra y vemos el asfalto muy de cerca, a ras, un juguete. Vamos a acelerar, el motor responde rápido al puño y con mucho tacto. El gas transmite las instrucciones al motor de una forma precisa e intuitiva. Sus caballos salen como se los pidas y pueden salir muchos a la vez y de manera contundente. Giramos un poco rápido el gas y la moto se acelera con fuerza, el tren delantero tiende a levantarse cuando salen muchos de sus caballos; toda una diversión.

Súper divertida, los kilómetros pasan y el cansancio no aparece. Seguimos probando rectas y curvas rápidas con buen asfalto y la moto sigue en su linea: perfecta, estable, segura, ágil y muy muy divertida, nos permite corregir errores fácilmente. Le pidas lo que le pidas te lo dará con total seguridad. Después de pasar unas horas con ella, no sé si me pide que me la lleve al circuito para enseñarme todo lo que tiene, que es mucho más de lo que se le puede sacar por carretera ¿Me la dejaran para el circuito?.

Ducati ha conseguido mejorar en mucho su modelo estrella, sin duda la moto cumple con todas las espectativas y las supera. Un juguete para disfrutar con total seguridad. La S de Ducati significa sport y de eso no le falta nada. Estéticamente muy conseguida, minimalista y sin perder la filosofía Monster. Si te gusta divertirte encima de la moto, y aparte dedicarla a todo lo demás, seguro que te hará muy feliz. Si quieres probarla y eres de la zona de Alicante, en Ducatalia tienen una de pruebas, pero ten cuidado.


Texto y fotos: Juanjo Olcina

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.