Audi A5 Cabrio 3.0 TDi

  • Published in

Atractivo y económico, el Audi A5 Cabrio 3.0 TDi que probamos recientemente cuenta con un frontal, de nuevo diseño, en el que destacan los impactantes faros de xenón con la nueva franja de luces LED de marcha diurna. La capota es de tela acústica. El interior presenta un habitáculo de dimensiones correctas en las plazas delanteras y discretas en las traseras, con asientos en cuero Alcantara y levas de cambio en aluminio. El maletero tiene 320 litros de capacidad.

Al hablar de equipamiento cabe destacar como opción el sistema Navigation plus para el uso sencillo de los dispositivos de información y entretenimiento, junto con los servicios Audi Connect y el teléfono para coche opcional con Bluetooth online, lo que permite albergar funciones de comunicación y navegación como búsquedas con Google Earth o Google Point Of Interest (POI).

En materia de seguridad se dispone de avisador de cambio de carril involuntario, el controlador de velocidad activo que actúa sobre los frenos y un detector del cansancio del conductor que valora la conducta al volante y recomienda parar en determinados momentos.

En su versión más potente, el 3.0 TDI desarrolla 245 CV. El consumo se limita a 5,7 litros a los 100 km, lo que equivale a 149 gramos de CO 2 por kilómetro. Es un propulsor que genera altas prestaciones, con agilidad y buenas cifras de recuperación.

El A5 Cabrio monta airbags laterales para cabeza y tórax en la parte delantera, que complementa con un sistema especial: en el caso de que el vehículo amenace con volcar, detrás de los reposacabezas traseros emergen unas placas de aluminio de gran resistencia. Los anclajes Isofix para sillas infantiles se incluyen de serie en los asientos traseros y con carácter opcional en el asiento del acompañante.

Al volante estamos ante un vehículo tan placentero en la conducción como eficaz en su comportamiento. El cambio, secuencial semiautomático, no pega tirones ni tiena caídas de régimen; la frenada es óptima y el sistema de suspensiones es algo más duro de lo habitual lo que se agradece en carreteras sinuosas. Un conjunto equilibrado con el componente lúdico en el trasfondo de la filosofía del automóvil. Una combinación muy interesante.

En resumen, un automóvil ideal para nuestras latitudes en las que estamos en primavera todo el año. No es barato, ciertamente, pues la exclusividad tiene un precio. El Audi A5 Cabrio 3.0 TDi cuesta, puesto en la calle, 53.500 euros

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.