Seat León 1.2 TSI 105 CV

  • Published in

La prueba que hoy publicamos corresponde al nuevo Seat León TSI en su versión de gasolina de 1,2 litros y 105 CV.

Comenzando por el diseño señalar que tiene menos personalidad que la primera generación del modelo, sobresaliente, y la segunda, a la que calificaríamos con un notable alto. Siendo un automóvil poseedor de unos trazos agradables y atractivos evoca poco o nada a sus ancestros y no tiene el empaque de aquellos.

La parte delantera recoge el nuevo logotipo de la marca en la parte central de la parrilla, un recurso que se extiende a la trasera, en la apertura del portón y en el volante. Los faros son presentados de forma trapezoidal, muy estirados longitudinalmente, como en forma de cuña, y los antiniebla, en la parte inferior están flanqueados una toma de aire.

En la trasera, los faros se parten por la mitad entre el portón y el lateral. El nuevo Seat León acorta la longitud en cinco centímetros y alarga seis centímetros la distancia entre ejes, una solución que se ha compensado reduciendo los voladizos delantero y trasero. La ligereza del coche también se ha tenido en cuenta con una reducción del peso de 90 kilogramos.

El interior resulta cómodo y amplio, el maletero gana 39 litros y la instrumentación es novedosa, moderna, más atractiva y de fácil manejo. La seguridad se ha cuidado con la puesta a disposición del cliente de un nutrido equipamiento, la mayoría en opción, en el que destacan elementos como el detector de somnolencia, el asistente de desconexión automática de las luces largas en el cruce con otro vehículo, el aviso de salida de carril y luces LED de gran potencia de alumbrado sin ocasionar deslumbramientos a otros conductores.

Lo que más nos gustó del coche fue el comportamiento y el motor. En cuanto al propulsor nos pareció muy logrado en materia de consumos; ágil y elástico, con buenas prestaciones y con una rumorosidad muy baja y agradable. El accionamiento del cambio es manual, con una caja de seis velocidades, bien escalonada. La dirección es precisa y la frenada, eficaz.

En lo referente al comportamiento señalar que pese a la perdida de cariz deportivo en la puesta en escena del vehículo la nueva generación no pierde la filosofía de sus antecesores; vehículos que iban "sobre raíles", y con una estabilidad excelente gracias a una suspensión muy bien concebida y a unos neumáticos idóneos.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del Seat León 1.2 TSI señalar que estamos ante un automóvil muy equlibrado, con un propulsor eficiente en cualquier tipo de parámetros, amplio, cómodo y seguro. El equipamiento de serie es discreto y en cuanto al precio, 18.220 euros, entra dentro de lo razonable en función de la propuesta global formulada por el fabricante.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.