Condiciones de elegibilidad a Asamblea de RFEDA a debate

Manuel Sánchez Pascual, colaborador habitual del digital, publica en la sección "Opinión" un interesante artículo en el que afronta, con objeto de que se abra un debate, las condiciones para ser elector y/o elegible de cara a las elecciones a la Asamblea federativa del automovilismo nacional de la que tendrá que salir el 18 de diciembre el sucesor en el cargo de Carlos Gracia. Sánchez pide una interpretación flexible del artículo 16 del Reglamento Electoral y concluye que, bajo su punto de vista "cualquier deportista, club u oficial que participase, organizase o actuase respectivamente, en una prueba deportiva de automovilismo autorizada por una federación territorial en la que hubiesen participantes, clubes u oficiales de fuera de su comunidad autónoma, es considerada como prueba, o competición o actividad de carácter oficial y de ámbito estatal". Reproducimos el artículo en su literalidad.

"Este año 2016 es año electoral, de elecciones a la Asamblea General, y elección del Presidente, en todas las Federaciones Nacionales Deportivas de España. Entre ellas, también las correspondientes elecciones en la Real Federación Española de Automovilismo (RFEdA). Esa Federación ha publicado el Reglamento Electoral de sus elecciones, y en el mismo, aparece en el artículo 16, las “condiciones de electores y elegibles”.

Este artículo, más bien reflexión, viene a comentar un tema que está hirviendo por las redes sociales y grupos de mensajería en los últimos días, y es lo referido a la coletilla que la RFEdA ha incluido en ese artículo del Reglamento Electoral, que para poder ser “elector o elegible”, es decir, para poder votar o ser elegido, se debe haber participado, organizado o actuado, según sea el estamento de Deportistas, Clubes u Oficiales respectivamente, en “competiciones o actividades de carácter oficial y ámbito estatal” el año pasado. Este es el quid de la cuestión….., y motivo de este artículo-reflexión…. El porqué de la “coletilla”….

Este año ha entrado en vigor la famosa “Licencia única”, por la que la RFEdA ya no emite licencias, sino que son las Comunidades Autónomas las que las emiten y son válidas para toda España, y para todas las competiciones que se realicen en el territorio español, y en Europa. El año pasado, la RFEdA emitía sus licencias válidas para toda España en pruebas del Calendario Nacional, y válidas para pruebas autonómicas cuyas federaciones autonómicas lo permitiesen. Pero obligaba a que las licencias emitidas por las Federaciones Autonómicas fuesen “homologadas” por la RFEdA si querían esos deportistas, oficiales o clubes actuar o participar en pruebas autorizadas o calendadas por la RFEdA. Cuestión de “caja”…

Imagino que la RFEdA, con sus actuales dirigentes encabezados por el Presidente Carlos Gracia, perpetuados en el puesto gracias a este tipo de coletillas y artimañas como ha ocurrido en pasadas elecciones y desde que ocupan la poltrona, han querido una vez más “acotar” el número de posibles votantes, y candidatos, de cara a “controlar” las elecciones, y solo permitir votar y presentarse a la Asamblea, al menor número posible de personas, físicas o jurídicas, y a ser posible, controladas por ellos.

Así han pensado que lo mejor sería dejar que sean electores o elegidos solo aquellas personas, físicas o jurídicas, que el año pasado tuvieron licencia “nacional” expedida u homologada por la RFEdA, y dejar fuera de las elecciones a los que practican el automovilismo, ya sean pilotos, copilotos, oficiales o clubes, con licencias emitida por las Comunidades Autónomas, según ellos “rebeldes”, que, amparadas en la Ley 10/1990 sobre la que ahora se ampara la RFEdA para las elecciones, han estado emitiendo años anteriores su licencia autonómica (de menor coste, por cierto), y que tampoco firmaron en su día el convenio de colaboración con la RFEdA para la expedición de las mismas.

Es decir, se pretende desde la RFEdA en Madrid que SOLO las licencias emitidas, u homologadas por la RFEdA el año pasado, puedan votar y/o presentarse a las elecciones, pretendiendo dejar fuera a los que tenían licencia autonómica. Este año 2016, TODAS las licencias que se emitan en España, que por cierto las tiene que emitir cada Comunidad Autónoma, son válidas para cualquier competición deportiva que se organice en España, y por ello la RFEdA solo puede emitir licencias internacionales y ya no para España.

Por ello el quid de la cuestión está en “capar” el censo de votantes con las licencias del año pasado, para que no entren en las elecciones la gran cantidad de licencias emitidas por las Federaciones Autonómicas “rebeldes” que no tenían la licencia de la RFEdA. Y de ahí la coletilla “competiciones o actividades de carácter oficial y ámbito estatal” ¿Qué se entiende por carácter oficial? ¿Y por ámbito estatal? En mi opinión, y tras consultar con buenos amigos y compañeros de diferentes bufetes de abogados o servicios jurídicos, el tema no lo tienen tan claro como ellos creen.

Antes de comenzar, será necesario consultar en diversas fuentes, tanto etimológicas como jurídicas o normalizadoras, como la Real Academia de la Lengua Española, para tener claro que nos indica cada término o palabra, y no dejar nada a la “inventiva”:

Oficial: Que emana de la autoridad del Estado o reconocido por quien puede hacerlo de manera autorizada.

Ámbito: Contorno o perímetro de un espacio o lugar, o espacio comprendido dentro de límites determinados.

Estatal: Perteneciente o relativo al Estado.

Estado: Veamos sus definiciones válidas sobre este tema:

1. Forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente,

2. Conjunto de los poderes y órganos de gobierno de un país soberano.

3. En ciertos países organizados como federación, cada uno de los territorios

4. En España, el Estado está organizado territorialmente en comunidades autónomas. España es un Estado autonómico según la Constitución de 1978. Asimismo, es un Estado integrado por unidades políticas no soberanas dotadas de poder legislativo y de otras competencias

Por lo tanto ya podemos comenzar a delimitar el significado de las cosas… Si empezamos con el término “carácter oficial”, y leyendo las definiciones relativas a“Oficial” y “Estado”, podemos concluir en el ámbito que estamos trabajando que, “Toda aquella competición o actividad de carácter oficial será aquella que sea reconocida por una autoridad, que podrá ser autonómica, cuando tenga competencias para ello.” Es decir toda prueba que fuese aprobada y autorizada el año pasado por cualquier Federación, fuese autonómica o fuese la RFEdA, tuvo carácter oficial, estuviese o no incluida en un Calendario de Pruebas. Fue oficial, al estar autorizada, y por tanto reconocida, y pudo o no pudo ser puntuable, o estar incluida o no dentro de un campeonato.

Si continuamos con el término “ámbito estatal”, y leyendo las definiciones relativas a “ámbito” y “estatal”, podemos concluir en el ámbito que estamos trabajando que, “Todo aquella competición o actividad de ámbito estatal será aquella que se realice dentro de los límites del estado.”. Y que yo sepa, los territorios de las Comunidades Autónomas españolas están dentro del estado español.

Otras subjetividades de la frase:

La famosa coletilla objeto de este artículo-reflexión, tiene su intríngulis porque hay un elemento conjuntivo en la frase que es la palabra “y”, que es un condicionante que implica que las dos partes de la conjunción se deben cumplir, esto es, que la competición o actividad tenga carácter oficial y que además, sea de ámbito estatal. Dicho de otra forma más “vulgar”, y dentro de las conclusiones a las que se ha llegado podemos indicar que: Las competiciones o actividades deben haber sido aprobadas por una federación (sea autonómica o nacional puesto que tienen potestad para ello), y por ello fueron reconocidas, y por ello fueron oficiales, y se deben haber desarrollado dentro del ámbito estatal, es decir, del estado llamado España, y por tanto, dentro del territorio español.

Queda aclarado que, en principio, cualquier prueba “legal”, es decir, que contase con un permiso de organización de una federación autonómica, que se realizase en España fue de “carácter oficial y ámbito estatal”.

Los límites territoriales:

También, y para apoyar aún más los argumentos, vamos a hablar de los límites territoriales, las competencias autonómicas, las licencias autonómicas y la calificación de las pruebas deportivas.

Tras de nuevo consultar con fuentes jurídicas y entendidas en la materia, éstas indican y concluyen que “Una prueba deportiva ES de ámbito nacional cuando, aun no siendo de un calendario oficial de un Campeonato de
España, tenga participantes de más de una comunidad autónoma, es decir, sea una prueba autorizada por una federación autonómica que acepte participantes de fuera de su ámbito territorial”.

Por ello también entienden que "ámbito nacional" no implica tampoco que tuviesen que ser pruebas de un calendario del Campeonato de España.

Asimismo, también entienden que "ámbito nacional” son pruebas de ámbito supra-autonómico o supra-territorial, estén incluidas en un calendario nacional o no.

Por ello concluyen que "ámbito nacional"; no implica Campeonato de España.

Acudiendo a fuentes de la Administración Pública, por ejemplo, a la hora de catalogar una prueba deportiva como de “ámbito autonómico, nacional o internacional” para diferentes motivos como subvenciones o ayudas, reguladas por Ley, indican que “Una prueba se considera nacional cuando entre sus participantes hay inscritos clubes o deportistas de fuera de su territorio autonómico”, es decir, de otras autonomías.

Paralelamente, “Una prueba se considera internacional cuando entre sus participantes hay inscritos clubes o deportistas de fuera del territorio nacional”, es decir, de fuera de España.

Ampliando esta argumentación, y de hecho para la RFEdA, un prueba se considera INTERNACIONAL, cuando ente sus participantes hay deportistas o clubes de fuera de España, de otra ADN, aun cuando no sea de puntuabilidad internacional. De hecho se pagan unos “derechos” por éste motivo. Solo por tener inscritos deportistas, pilotos, de fuera de España.

Conclusiones ….

Visto lo visto, entiendo y concluyo que:

Cualquier deportista, club u oficial que participase, organizase o actuase respectivamente, en una prueba deportiva de automovilismo autorizada por una federación territorial en la que hubiesen participantes, clubes u oficiales de fuera de su comunidad autónoma, es considerada como prueba, o competición o actividad “de carácter oficial y de ámbito estatal”.

Por ello, un Club deportivo que organizase una carrera autonómica, donde haya un solo inscrito con licencia de fuera de esa comunidad autónoma, se TIENE que considerar “competición oficial de ámbito estatal”.

Asimismo un piloto u oficial que haya participado o actuado con licencia autonómica, no homologada en la RFEdA, en una prueba autorizada por otra federación autonómica, fuera de la comunidad autónoma donde se le ha emitido la licencia, ha participado o actuado en una “competición oficial de ámbito estatal”

Ahora veremos si los diferentes gabinetes jurídicos de las Federaciones Territoriales de Automovilismo impugnan ese Reglamento Electoral o cuál es su decisión, y/o veremos si cualquier deportista, oficial o Club deportivo que cumpla estas condiciones, lo hace".

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.