"Vehículo clásico no significa viejo o abandonado"

Recuperamos hoy la sección "Opinión" del digital con un artículo del secretario del Automóvil Club de Alicante, Manolo Sánchez, sobre los vehículos clásicos. Bajo el titular "Vehículo Clásico no significa vehículo viejo o abandonado" Sánchez sostiene que el 99% de los vehículos históricos que pasan la inspección en las ITV la superan favorablemente, siendo tan solo un 1% el que tiene alguna deficiencia leve y por tanto en ningún caso son graves. Además, señala que están muy bien cuidados y mantenidos y no contaminan. Concluye el articulista señalando que son patrimonio del país. Reproducimos de manera literal el artículo.

"El parque automovilístico en nuestro país está envejeciendo como fruto de muchas causas, entre ellas obviamente la situación económica y la “segunda vida” de muchos coches demandados por determinados perfiles de la población. Y alcanza ya una media de 11,2 años, lo que nos sitúa entre los países con un parque automovilístico más envejecido. Este dato, que en sí es preocupante, lo es mucho más si tenemos en cuenta que, análisis tras análisis en los últimos años, se relaciona directamente a coches viejos con una mayor siniestralidad.

Los accidentes con víctimas en los que están implicados coches con más de 15 años se ha incrementado en un ¡78%! desde el inicio de la crisis, mientras los accidentes en vehículos con menos de cuatro años, es decir, nuevos o seminuevos, se ha reducido en el mismo período en un ¡43%!

Hay estudios recientes, como el de Línea Directa, que aseguran que el riesgo de fallecer en un accidente si se viaja en un coche antiguo se duplica. Con dos factores decisivos en las fatales consecuencias: los coches antiguos están a años luz de los nuevos en materia de seguridad; y además, la edad ‘avanzada’ de muchos coches lleva en paralelo un deficiente mantenimiento que agrava todavía más sus carencias en materia de seguridad.

Una antigüedad preocupante que nos lleva últimamente a ver coches de cierta edad tirados en la carretera o calzados con neumáticos desgastados, que permiten ‘sospechar’ que hay otros elementos de seguridad, como frenos o amortiguadores, que seguramente tampoco están en su mejor estado…

Las cifras de las inspecciones en las ITV, lo refrendan: los vehículos detectados con fallos han aumentado en los últimos años, con más de tres millones rechazados por defectos graves, con más del 60% acaparados por deficiencias en el alumbrado, neumáticos, suspensión o frenos. Una situación que conlleva problemas tan serios como un deficiente frenado: entre un coche en buen estado y uno mal mantenido, la distancia de frenado puede aumentar hasta en 6 metros a tan solo 70 km/h. Quizá la diferencia entre un susto o un atropello. Todo un síntoma de que una cosa es conducir un coche ‘mayorcito’ y otra que esté abandonado.

Sin embargo las mismas estadísticas nos informan que el 99% de los vehículos históricos que pasan la inspección en las ITV, pasan la inspección favorablemente, siendo tan solo un 1% el que tiene alguna deficiencia leve. ¡¡Ni siquiera son graves!! Esto indica el nivel de cuidado y mantenimiento que tienen los propietarios de los vehículos clásicos denominados “Históricos”, que son los vehículos a partir de 25 años de antigüedad y que han pasado una inspección y catalogación especial para obtener la matriculación “H”, como históricos.

Para tener una referencia en la cabeza, 25 años de antigüedad significa que son coches matriculados antes del año 1991, realmente una fecha cercana para alguno de nosotros, y con coches ya bastante modernos en cuanto a motorizaciones o elementos de seguridad, muy alejados del concepto que algunos tienen en la cabeza de vehículos antiguos, como los que veíamos en las películas en blanco y negro americanas, o de los años 60 y 70.

Estos vehículos clásicos, no son tan contaminantes como incluso algunos antiguos. Sus motorizaciones son mucho más modernas, muchos ya con sistemas de inyección electrónica, con catalizadores en los escapes, muchos de ellos con medidas de seguridad “modernas“, como los ABS, los primeros airbag, etc.

Además, no circulan por nuestras calles y carreteras, ni diaria, ni habitualmente, sino que están “reservados” para ciertos momentos o eventos donde hay que “enseñarlos” para que todo el mundo los aprecie y los mire con la nostalgia del pasado, ya sea en eventos sociales, festivos, deportivos o simplemente privados.

Por eso separemos, en todos los sentidos, y a todos los niveles, los conceptos de “vehículo viejo” o “vehículo abandonado”, con los de “vehículo clásico” o “Vehículo histórico”. El propietario de un vehículo histórico, que se ha preocupado de tenerlo “actualizado” a nivel administrativo, que ha pasado favorablemente sus correspondientes ITV periódicas, que ha realizado y costeado un proyecto técnico de transformación en vehículo histórico, no se puede meter en el mismo “saco” que los vehículos viejos, abandonados o sin los mantenimientos necesarios por parte de sus propietarios.

Defendamos y sepamos aceptar y admirar a los vehículos históricos.

Son un patrimonio del país, del pasado, de nuestra historia, para que el presente y el futuro los pueda contemplar y admirar".


Manolo Sánchez

Secretario del Club Clásicos RetroAlicante y del Automóvil Club de Alicante


Nota de la redacción: Reproduciremos en esta sección los artículos que por su interés consideremos publicables, lo que no significará necesariamente que coincidamos con los postulados defendidos por los firmantes.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.