Ares celebra su campeonato de España con un triunfo en el 23 Rallye La Nucía

  • Published in

Iván Ares y José Antonio Pintor (Hyundai i20 R5) estrenaron su flamante título de campeones de España de Rallyes 2017 con un triunfo en el 23 Rallye La Nucía-Mediterráneo "Trofeo Costa Blanca", rubricando un final de temporada excepcional. Aventajaron, tras los siete tramos disputados, en 44,5 segundos a Miguel Fuster-Nacho Aviñó (Renault Clio N5) que no dieron su brazo a torcer hasta el final de la prueba y que presentaron batalla. Cerraron la tripleta del podio Gorka Antxustegi y Alberto Iglesias (Suzuki Swift R+N5), terceros a un 1`05´´.

Fue un rallye en el que Joan Vinyes y Jordi Mercader fueron los primeros líderes y quién sabe si se hubiesen podido llevar la victoria si no llegan a sufrir una avería en el cuarto tramo que les hizo perder casi cinco minutos y medio. El rallye lo afrontaron 79 vehículos y hubo más de veinte abandonos, lo que evidencia la dureza del recorrido, con una climatología cambiante en la que no faltó la lluvia que acrecentó las dificultades y añadió emoción. El rallye fue presenciado por miles de aficionados que siguieron la carrera que transcurrió por una veintena de municipios del norte del provincia de Alicante. Tras pilotos con monturas muy superiores y otros prioritarios RFEDA encontramos en un excelente 12º scracth al ilicitano José Javier Pérez (foto 2) un piloto con una progresión impresionante.

En los tiempos del Campeonato Regional de Rallyes figuran en primer lugar Fuster y Nacho Aviñó y tras ellos Santi Carnicer-Carlos Chamorro y el citado piloto de ARC Aroblescompetición con el extremeño Alberto Espino de copiloto. Destacar una vez más el excelente rallye de Oscar Ortolá y Laura Salvo. El piloto de la Vall de Gallinera (foto inferior) hizo una carrera muy seria y con mucho mérito pues tuvo problemas graves de caja de cambios con una tercera que se le saltaba. Acabó quinto del autonómico tras Santi Cañizares-Ricardo Ranero. José Luis Ortuño y Pepe Durá no tomaron la salida por un asunto familiar grave que afectaba al buen piloto alicantino.

Con la incertidumbre de la elección de los neumáticos arrancó el penúltimo rallye de la temporada del Campeonato de España. A las 7,30 partieron los primeros pilotos desde el parque de asistencia de la Ciutat Esportiva Camilo Cano y justo en ese momento empezó a llover débilmente. Fue tan solo un amago, pero contribuyó a acrecentar las dudas y los temores sobre el estado del firme. Volviendo al apartado nacional señalar que a Joan Vinyes ello no pareció importarle demasiado y fue rápido desde el principio en los 14,4 kilómetros del Sella-Relleu. Aventajó en 3,7 segundos a José Luis Pélaez-Rodolfo García (Ford Fiesta R5) y en seis segundos justos a Antxustegi.

La primera sección la completaba el tramo Relleu-Orxeta. En los 21,11 kilómetros de recorrido, el campeón de España 2017, Iván Ares (foto superior), pisaba a fondo y recuperaba tiempo. En concreto le recortó a Vinyes 4,3 segundos, mientras que acumulaba 8,6 de ventaja sobre Fuster (foto 3) que iba acoplándose a su nuevo Renault Clio N5, siendo el tercero más rápido en la especial. Así las cosas los vehículos que seguían en carrera se presentaban en el parque de asistencia de La Nucía, cerrándose la primera sección con el andorrano Vinyes como líder, con 7,2 segundos sobre Ares y 22,8 sobre Peláez.

Pero Ares no estaba dispuesto a ser un convidado de piedra en el rallye en el que estrenaba su condición de campeón de España. En la segunda pasada por el tramo Sella-Relleu mejoraba ostensiblemente los tiempos del paso anterior y registraba el mejor tiempo: 9:15,8, con Vinyes y Fuster a sus espaldas, a 8,2 y 12 segundos respectivamente. Ares pasaba a comandar la clasificación con un segundo sobre Vinyes y todo hacía presagiar un toma y daca por la victoria entre ambos. Nada más lejos de la realidad, pues en el siguiente tramo, el Relleu-Orxeta, el de Suzuki tenía un problema mecánico (avería en la bomba de la gasolina) que le retrasaba ostensiblemente. Perdía casi cinco minutos y medio y cedía toda opción a la victoria. Ares volvió a ser el mejor y metía segundos de por medio a Fuster (8,4) y José Luis Peláez (9,1) en la lucha por el triunfo.

Nunca ha sido Miguel Fuster un piloto que se diese por vencido y menos corriendo en casa. Por eso a nadie debió extrañar que marcase el mejor tiempo en el primero de los tramos de la tarde, el TC5 "Confrides-Gorga". En los 22,07 kilómetros, el de Benidorm, a bordo del Clio N5, fue 10,8 segundos más rápido que Antxustegi, aunque lo más significativo es que Ares solo pudo ser quinto, cediendo 26 segundos sobre Fuster, por lo que la diferencia entre ambos quedaba reducida a once segundos a favor del gallego, que seguía como líder de la carrera. Se esperaba con expectación el siguiente tramo para ver qué pasaba entre el dúo que se estaba disputado la victoria y lo que ocurrió es que Ares dio un golpe autoridad y marcó el cuarto scratch de la jornada para distanciar un poco más a sus rivales y en especial a Miguel que, a falta del último y más largo tramo del rallye, quedaba a 28,9 segundos. Vinyes, decimotercero en la general, quedaba a 5 minutos y 28 segundos. Justo el tiempo que había perdido en la avería del cuarto tramo.

Los últimos 35,3 kilómetros de la especial que cerraba el rallye mostraron a un Iván Ares absolutamente seguro. Fue el mejor entre los que se disputaban la victoria. Superó en 15,6 segundos a Fuster, suficiente para certificar la victoria en un tramo, Confrides-Relleu, que quedó neutralizado a partir del noveno vehículo, ya que Jan Solans rompió el motor derramando aceite sobre el asfalto, por lo que el tramo fue neutralizado y ya no fue disputado por el resto de vehículos.

 

 

Imagen: Paco Serrano

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.