La producción de vehículos en Europa occidental caerá diez puntos hasta 2030

  • Published in

El peso de la producción de vehículos en Europa occidental a nivel mundial caerá del 15 % de 2017 al 5 % en 2030 (lo que equivaldría a unas 6,1 millones de unidades, en línea con las previsiones actuales), según el 74 % de los directivos del sector preguntados por KPMG. En su XIX “Informe Global sobre Automoción” la consultora ha realizado una encuesta entre mil directivos de la automoción y 2.000 consumidores de 43 países para saber sus opiniones acerca de las tendencias y los desafíos para los próximos años.

La caída de la producción europea que pronostican casi tres de cada cuatro directivos se debe, en gran parte, a la irrupción de China, que ya no está solo centrada “en el crecimiento del volumen”, sino que está superando a los mercados maduros gracias al lanzamiento de innovadores modelos de negocio, ha destacado KPMG en su informe.

La producción mundial de vehículos en 2016 fue de 93,9 millones de unidades y la de Europa Occidental de 14,8 millones, según la organización mundial de constructores OICA (por sus siglas en francés). La previsión de KPMG es que se superen las 100 millones de unidades en esta década. Actualmente se fabrican 3.000 modelos diferentes (el 2 % son eléctricos) en más de 700 fábricas. Según los ejecutivos, “el crecimiento sostenible solo se puede generar en Asia” y los fabricantes europeos deberían reaccionar para mantener su posición en el mercado. De hecho, según la consultora, la rentabilidad en Europa occidental solo puede sobrevivir si los fabricantes utilizan sus avances tecnológicos y aprovechan la automatización en la industria 4.0 y la mano de obra digital.

KPMG ha advertido también de que, cuanto menos individualizado se vuelve el mercado, menos marcas cuentan, por lo que los fabricantes europeos podrían aprovechar esta oportunidad “para diferenciarse por diseño, producto o servicio y hacer uso de su alto valor de marca”.

Por otra parte, entre las claves más importantes del mercado hasta 2025, el 52 % de los directivos señala que los vehículos de celda de combustible serán la tendencia principal. Para el 50 % de los encuestados la conectividad y la digitalización también serán claves, así como la movilidad eléctrica (49 %) e híbrida (47 %).

El 47 % piensa que el crecimiento de mercados emergentes, la movilidad entendida como servicio (43 %), la conducción autónoma (41 %), las estrategias de plataformas y módulos de estandarización de vehículos, la reducción del peso de los motores de combustión (35 %) y la reconversión de la producción de Europa occidental (18 %) serán otros de los desafíos.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.